Skip to content

Cómo saber si tu carro es un clásico o un junkcar

  • by

Los automóviles son un tema que apasiona a muchos. Actualmente muchas personas se deciden embarcar en la aventura de restaurar autos clásicos, sin embargo, saber si lo que se tiene es una belleza potencial o una chatarra sin valor alguno, en ocasiones resulta ser un tema un poco complicado, pues la delgada línea que distingue a ambos llega a ser bastante tenue.

Cuando una chatarra se convierte en clásico

Adquirir o poseer un auto viejo puede resultar ser realmente satisfactorio si se trata de un modelo clásico. Lo primero que se debe tener en consideración es que para entrar dentro de esta categoría es un requisito sine qua non que tenga una antigüedad no menor a 25 años desde su fabricación.

Este es el limite de tiempo que permite en muchas localidades de los Estados Unidos adquirir placas de antigüedad.

Sin embargo, no todos los modelos viejos resultan en ser clásicos, hay algunos factores que pueden resultar ser determinantes para lograr dicho estatus, esto resulta ser en ocasiones, una cuestión de suerte.

Existen varios factores que resultan en la diferencia entre que un auto sea un clásico o una simple chatarra:

Unidades disponibles en el mercado

El número de unidades fabricadas del modelo en cuestión puede resultar ser la diferencia entre un clásico y una chatarra. Si el auto fue fabricado en cantidades limitadas, tiene muchas más posibilidades de convertirse en un clásico que aquello de manufactura masiva.

Los autos que han sido construidos en limitado número suelen estar llenos de detalles de lujos, hechos con los mejores y más exclusivos materiales.

Los modelos que han sido, desde su fabricación, poco comunes tienen un mayor potencial para convertirse en un clásico que se robe las miradas de todos.

Estas mismas cualidades de exclusividad resultan en un cuidado y uso más consciente por parte de sus dueños lo que devenga en un mejor estado con el paso del tiempo que muchos otros autos que pudiesen tener el mismo tiempo de fabricados.

Teniendo en cuenta lo anteriormente nombrado, es fácil ver el potencial que tiene algunas marcas como Ferrari, Rolls-Royce, Bentley, entre otras, para convertirse en clásicos.

El valor de su historia

El criterio anterior resulta ser relativo, pues no todos los autos producidos en pequeñas cantidades terminan siendo clásicos y algunos de los modelos producidos masivamente han logrado posicionarse como uno de los preferidos en cuanto a autos clásicos se refiere, tal es el caso de los Ford Mustang de primera generación.

Sus atractivas líneas y excepcional desempeño convirtieron a este auto semi deportivo en un éxito rotundo de la compañía, quien termino vendiendo una cantidad 6 veces mayor que la que estipulaban, convirtiéndolo en uno de los favoritos de América.

Fue el modelo por excelencia de muchos, pues permitía, por un bajo costo, acceder a un vehículo llamativo y hermoso. Su gran popularidad le ha valido su estatus como auto clásico.

Otros autos de gran valor histórico son el Volkswagen Escarabajo, el Ford Modelo T, el primer Chevrolet Corvette, la Land Rover Defender, entre otros.

Características significativas

Uno de los criterios para que un auto sea clásico radica en su diseño y funcionalidad. Los modelos que han marcado pauta en cuanto a innovaciones y diseños revolucionarios.

Esta categoría permite que autos que no fueron exclusivos o populares en sus inicios puedan ser calificados como clásicos, pues representaron grandes avances en el diseño y la ingeniería de la industria automotriz.

El motor transversal con transmisión transeje y el tren motriz de tracción delantera del Mini de British Motors Corporation, le han valido un puesto como modelo clásico, siendo referencia técnica de diseño e ingeniería aplicada al mundo automotor.

Todo ello aunado a su bajo costo, lo posicionó como el auto de fabricación inglesa más vendido de la historia

Inigualable belleza

El diseño de algunos autos les ha valido para convertirse en clásicos admirados por todos debido a su gran belleza, a pesar de no haber sido modelos exclusivos o tener una marcada influencia en la historia, ni siquiera fueron relevantes en cuanto a avances de ingeniería automotriz.

Sin embargo, su innegable belleza y exquisito diseño los han convertidos en unos verdaderos clásicos.

Aunque la belleza es subjetiva, no se puede negar la hermosura existente en el diseño de ciertos autos. Los más populares que entran en esta categoría son los modelos fabricados entre los años 30 y 40, como los Cadillacs, Los Lincoln Zephyr y Continental, entre muchos más.

Aunado a ellos se encuentran modelos más recientes como los Mercedes Benz.

En este ultimo caso varios de los modelos pertenecientes a la marca han logrado convertirse en clásicos buscados por muchos compradores, como el SL R107 (1972-1989), el SL ‘Pagoda’ (1963-1971) y los modelos pertenecientes a la primera generación de su línea SL, como el Mercedes-Benz 300 SL.

Cabe destacar en este sentido, al Gullwing coupé, que, por su exquisito diseño, avances en la tecnología automotriz, gran valor histórico y exclusividad se ha convertido en el favorito de muchos siendo uno de los autos clásicos más deseados.

Todo ello le ha valido la categoría, muy bien ganada, de auto clásico, llegando a alcanzar un precio actual que supera el millón de dólares en las subastas.

Este ultimo factor es ampliamente celebrado en la subasta, convirtiéndose en uno de los principales atractivos para la adquisición de piezas clásicas de la industria automotriz significando altas sumas de dinero para sus compradores, quienes saben que están adquiriendo una verdadera joya atemporal capaz de robarse las miradas de todos.

Saber si su auto es un clásico o simplemente una chatarra, dependerá de si cumple o no con las condiciones mencionadas anteriormente, además, un factor fundamental es el estado de conservación que tenga el auto, si cuenta o no con sus piezas originales o si ha sido modificado, en este sentido importa tanto la apariencia como la funcionalidad.

Si quiere sumergirse en la aventura de restaurar un auto clásico debe tener en consideración la rentabilidad de ello, pues estos resultan ser en algunos casos perdidas significativas.

Hombre transforma un auto chatarra ¡Sorpréndete!