Skip to content

¿Debo vender mi carro viejo o arreglarlo? 14 cosas a considerar

  • by

Si usted ha llevado su coche al taller en muchas ocasiones y sigue presentando fallas es natural que, en algún momento, se pregunte si ya es el momento para desecharlo y adquirir uno nuevo.

Para ayudarle a despejar esas dudas y orientarle para que tome la decisión adecuada se ha preparado el siguiente artículo. Preste mucha atención.

El vehículo más que un lujo es una necesidad

La sociedad actual exige un ritmo de vida muy acelerado. Trasladarse constantemente de un sitio a otro durante el día es algo muy común y por demás necesario. En estos casos, contar con un vehículo propio es fundamental.

Tener un vehículo propio permite que las personas no estén sujetas a horarios  del transporte público ni a los costos frecuentes de taxis.

Sin embargo, cuando este vehículo comienza a presentar fallas continuas se convierte en un problema. Llevarlo constantemente al taller, con los altos costos que esto representa, es una situación sumamente desagradable.

Mucho se invierte en las reparaciones de los vehículos. Incluso, es tanto el presupuesto que se invierte que si se ahorrara todo ese dinero se tendría para la compra de un vehículo nuevo a fin de año.

El desgaste que producen los años se hace sentir, no importa si el vehículo ha sido reparado y revisado por el mecánico mil veces.

14 consejos para que usted decida si desechar de una vez por todas su coche o arreglarlo

  • ¿Hay alteraciones en su rutina diaria? Si existen cambios importantes en su vida, como por ejemplo, nuevos miembros que han llegado a la familia, tiene un nuevo empleo que requiere que usted se traslade a largas distancias, necesita por cualquier circunstancia un coche más pequeño o más grande, considere entonces adquirir otro vehículo.
  • Resguardo de su seguridad: Aunque usted no lo perciba de esa forma, un vehículo viejo puede poner en riesgo su seguridad, la de su familia y la de los ciudadanos en general. Definitivamente un auto que sobrepase los 10 o 12 años de antigüedad no se considera seguro, por tanto, si su coche es muy viejo, considere la adquisición de otro vehículo.
  • Costos de reparaciones y mantenimiento: Si su vehículo requiere constantes reparaciones y un mantenimiento especial es hora de considerar un cambio. Saque sus cuentas y observe cuánto dinero ha gastado en reparar su vehículo. Si es un monto muy elevado, lo más recomendable para su ahorro es optar por un cambio.
  • Considerar los precios de los vehículos nuevos: De un vistazo a los costos de los vehículos nuevos y compare los precios. Si el costo de las reparaciones de su coche actual es muy inferior a estos precios le conviene no arriesgarse con un nuevo vehículo, si por el contrario, estos costos son iguales e incluso superiores es mejor que cambie su coche.
  • Definir el precio del vehículo actual: Lo recomendable es que realice una valoración de su coche y tome en cuenta si el costo de las reparaciones alcanza como menos el 50% de su valor, de ser así será una sabia decisión reemplazarlo.
  • El consumo de combustible: Es muy frecuente que los gastos en combustible sean muy elevados. Hay una premisa muy conocida y es: Mientras más viejo sea el motor más combustible necesitará. Si este aspecto representa un costo muy alto, tenga en cuenta que los motores nuevos no suelen consumir tanto combustible.
  • La contaminación: Las leyes que regulan el cuidado del medio ambiente suelen multar a los propietarios de coches que son contaminantes. La emisión de estos gases suele ser un problema común de los coches muy viejos. Si se identifica con este aspecto, considere el reemplazo de su coche.
  • Conocer el tiempo de vida útil: El kilometraje es un factor que puede indicar si es el momento de realizar un cambio. Lo estimado por algunos especialistas de la industria automotriz es que cuando ya se ha recorrido unos 320.000 kilómetros y el desgaste se presenta, lo mejor es realizar un cambio.
  • El confort: No se puede negar que hay autos verdaderamente incómodos. Si sus asientos, su sistema, sus respaldos, su aire acondicionado, etc., se encuentran en buen estado no hay problema. Solo tenga en cuenta que su vehículo debe proporcionarle comodidad, por tanto, debe haber un cambio si su coche lo hace sentir incómodo
  • Opción de reventa: Si tiene pensado vender su coche para adquirir uno nuevo, no espere a que alcance un kilometraje muy avanzado ni que presente fallas graves. Es mejor negociarlo en las condiciones actuales para obtener una buena ganancia.
  • Escasez de repuestos: Los autos viejos suelen carecer de un mercado estable de repuestos. Si su mecánico debe hacer milagros cada vez que debe conseguir un repuesto a su auto, lo mejor es que considere la compra de otro coche que no presente estas dificultades.
  • Preferencias personales: ¿Por qué no? Cambiar un coche por uno nuevo puede obedecer también a la necesidad de un cambio que nos haga sentir mejor. Si se ha interesado por un coche nuevo y cuenta con la posibilidad de adquirir otro, pues hágalo y dese ese gusto.
  • Averías frecuentes: Es recomendable que apunte en una libreta cuantas veces al mes, incluso a la semana, debe llevar su coche para que lo reparen. De este modo, podrá realizar una valoración objetiva y decidir si vale la pena seguir manteniendo un coche que ocasiona tantas molestias.
  • Ofertas interesantes: Si observa alguna oferta interesante que le permita la compra de un coche nuevo no la deje pasar. Cada día los costos automotores se elevan y no se sabe cuándo se volverá a encontrar una oferta al alcance de su mano.

En resumen

Los factores anteriormente expuestos son determinantes para que usted tome la decisión más certera. Todo va a depender de sus necesidades y posibilidades particulares.

No se deje llevar por una emoción momentánea, el cambiar o mantener un coche es una decisión importante que debe ser asumida responsablemente.

Te recomendamos ¿Cómo puedo saber el costo de mi auto en Los Ángeles?