Skip to content

El metal y su proceso para ser reciclado

Todos en algún momento hemos escuchado hablar del reciclaje, incluso lo habremos puesto en práctica al darle uso a algo que se consideraba “basura” o chatarra para la mayoría.

Sin embargo, al hablar de reciclaje es algo que va mucho más allá de usar unas una botella plástica para otro fin, sino que, cualquier cosa se puede reciclar y eso incluye el metal, pero ¿cómo es ese proceso?

Antes de iniciar, vamos a definir qué es reciclaje, puesto a que muchos aún desconocen su verdadero significado

¿Qué es reciclaje?

El reciclaje es un proceso, es cuando un producto o artículo se trasforma y se convierte en la materia prima de otro nuevo y así sucesivamente se logra un ciclo que no tiene fin.

¿Qué tipo de materiales se pueden reciclar?

Prácticamente todo puede pasar por el proceso de reciclaje, algunos materiales necesitan un mejor trabajo para lograr darle vida a otro, pero otros no tanto.

Los materiales que se pueden reciclar son:

  • Plástico.
  • Cartón.
  • Papel y más.

Grandes beneficios del reciclaje

El reciclaje tiene grandes beneficios y vamos a nombrar algunos a continuación:

  • Reduce considerablemente la contaminación en el planeta.
  • Elimina residuos.
  • Cuida los recursos naturales.
  • Produce nuevas cosas con lo que parecía inservible.

El metal y su valor para el reciclaje

En esta oportunidad, vamos a conocer cómo es el proceso para que se lleve a cabo el reciclaje del metal, un material que se puede encontrar en muchas cosas y que al salvarlo, se convierte en esa materia prima para otros objetos de gran valor.

Para reciclar el metal no es fácil, sino que para lograrlo con éxito se deben llevar a cabo algunos procesos o etapas que son: recopilar todo el metal, procesarlo y fragmentarlo para luego distribuirlo.

Son 4 etapas que se hacen la mayoría de las veces cuando se trata de grandes cantidades de metal.

Existen varios tipos de metales, los ferrosos que son de hierro y los no ferrosos, sin hierro y ellos se obtienen de muchos artículos como lo son las latas, contenedores y autos. Cabe mencionar, que incluso el oro y la plata se pueden reciclar.

¿Cómo es el proceso?

El proceso no es fácil, puede tomar incluso varios días según la cantidad de metal, debido a que, como dijimos con anterioridad, el primer paso será la recolección y cuando se trata de grandes cantidades, de debe recolectar con maquinaria especial para ello.

Puede que muchas personas se dirijan a los lugares de recolección y lleven voluntariamente el metal para ser reciclado, aun así el proceso es lento y lleva trabajo.

Por otro lado, hay quienes cada día recolectan latas tanto de acero, como de aluminio o estaño y las llevan a los lugares para ser procesadas. Al fin y al cabo hacer la recolección es un proceso que toma tiempo.

El siguiente paso, luego de hacer la recolección, es el procesamiento y es donde cada material de tritura con maquinaria pesada para tal fin y se compactan con el propósito de vender eso a las industrias que se encargaran de fabricar otras cosas con ese metal.

Hierro y acero: su proceso antes del reciclaje

Cuando hablamos del acero y el hierro hay detalles que se desconocen y que conllevan al ahorro en su procesamiento, debido a que, el hierro nuevo no se extrae, sino que se puede proceder a reciclar de una vez.  Cabe resaltar, que el material que más se recicla es el acero.

En cuanto al acero, este pasa por una clasificación para luego ser fundido y puede ser también llevado a cabo ese procedimiento junto al hierro fundido, luego todo eso se convierte en una gran mezcla de metal líquido y se elaboran unos bloques.

Luego estos se enrollan para que los clientes reciban el material listo para su reciclaje futuro.

Es importante destacar que, este tipo de material al ser reciclado es convertido en electrodomésticos, piezas para carros y otras maquinarias.

El aluminio y su proceso

Cuando hablamos del aluminio pensamos en un mineral, vale mencionar que el aluminio viene de la bauxita, que es un mineral rico en alumina (aluminio y oxigeno)

Su proceso no es muy sencillo, puesto a que se debe extraer el oxígeno y eso necesita energía para así luego crear nuevo aluminio.

Es importante conocer que, si se recicla un kilo de aluminio se ahorran 6 kilos de 6 kilos de bauxita, 4 kilogramos de sustancias químicas y 14 kilovatios (hora de electricidad), esto según expresan en WasteOnline en cuanto al reciclaje de este material.

Reciclar aluminio es algo valioso para el medio ambiente, debido a la gran cantidad de latas que se encuentran en los basureros y luego de pasar por un proceso, ese mismo aluminio dará vida a otras latas, es decir, que es un material sostenible, lo que significa que se puede reciclar muchas veces. Es un gran ciclo.

Para llevar a cabo su reciclaje, primero se recolecta, luego se seleccionan, se limpian y se procesan. Seguidamente se funden y se crean laminas nuevas que posteriormente tendrán otro uso.

Metales que también pueden ser reciclados

Para la electrónica hay materiales muy interesantes que se pueden reciclar y estos son: cobre, plata, oro, plomo y mercurio. Dichos materiales, son importantes para el desarrollo de una gran variedad de componentes electrónicos.

El gran mundo del reciclaje

Ciertamente, el mundo del reciclaje es infinito, debido a que se puede reciclar prácticamente cualquier cosa y de esa manera contribuir grandemente con el medio ambiente, evitando toneladas de basura que se puede reutilizar a favor de la misma humanidad.

No cabe duda que, es un concepto que se debe arraigar en los pensamientos de las personas para que todos pongamos un poco de conciencia e iniciemos a reciclar pequeñas cosas, aportando al cuidado del ambiente donde todos vivimos.