Skip to content

Leyes que regulan la venta de autos usados en Los Ángeles

  • by

Las leyes automovilísticas no son difíciles de conocer, entre estas podemos encontrar aquellas que regulan la venta de autos usados. En Junk Car Buyers LA, estamos comprometidos con estas leyes, si quieres vender un auto usado o viejo, contáctanos al (323) 803-1633.

Una de estas leyes es conocida como la ley de calcomanía blanca, está se encarga de establecer el uso de una etiqueta en la ventana de los autos usados al momento de venderlos, la cual debe contener información relevante sobre las características de los mismos.

Otra de las leyes es conocida como la ley del limón, esta se encarga de velar por el estado de los autos en circulación y cuando deben ser sacados de la misma al no cumplir con ciertas características básicas de funcionamiento.

Ley federal de etiqueta que regulan las ventanas de autos usados

El fácil acceso a la etiqueta blanca, ayudará al comprador a responder incógnitas, tales como: ¿Cómo puedo saber si un auto es viejo o junk? O ¿Qué garantías me ofrece este vehículo?, entre otras.

El Título 15 del Código de los Estados Unidos hace  que los vendedores de autos coloquen esta etiqueta. De hecho, de acuerdo con este estatuto, un comerciante que retire la etiqueta antes de vender puede ser sancionado.

La ley federal de etiqueta de la ventana es un ejemplo de regulación gubernamental de la industria de ventas de automóviles nuevos o usados.

Los distribuidores también deben cumplir con otras regulaciones.

Sin embargo, de todos los mecanismos implementados para proteger a los compradores de automóviles, la regulación más efectiva es la ley conocida como el limón, fue diseñada para ser aplicada por los propios consumidores.

Los compradores de vehículos defectuosos cubiertos por algún seguro pueden iniciar un reclamo de la ley del limón de California para obtener un reembolso o reemplazo del fabricante.

¿Quién regula las leyes de los concesionarios de automóviles en California?

Estos organismos garantizan que las leyes sean aplicadas y cumplidas en conformidad por los usuarios y vendedores de automóviles nuevos o usados en California.

A continuación se muestra una descripción de cada uno de estas entidades ubicadas en Los Ángeles:

  • Departamento de Vehículos Motorizados (DMV)

Cuando California creó el DMV en 1915, había menos de 200,000 vehículos registrados en el estado. Hoy hay más de 30 millones y a medida que la agencia ha crecido a través de los años, también tienen sus responsabilidades.

Además de registrar vehículos y emitir licencias de conducir, el DMV ahora tiene la tarea, entre otras cosas, de otorgar licencias y reglamentar a los concesionarios de autos.

Es importante mencionar que al servir como autoridad de concesión de licencias significa que el DMV tiene control directo sobre quién puede y no puede operar un concesionario.

El proceso de solicitud es bastante riguroso. Cualquier persona que desee convertirse en un concesionario de automóviles en California debe:

  • Pasar una verificación de antecedentes de penalización.
  • Toma cursos educativos y pasar un examen escrito.
  • Obtener un bono de garantía de $ 50,000
  • Cumpla con los requisitos de uso de la propiedad, la oficina principal, la señalización y el lote de exhibición.
  • Someterse a una inspección por parte de un oficial del DMV.

El DMV también requiere la licencia de aquellos “vendedores” de automóviles. Un vendedor se define como cualquier persona que vende o arrienda (o supervisa la venta o el alquiler de vehículos) en nombre de un concesionario.

Al igual que los comerciantes, los vendedores deben pasar una verificación de antecedentes para asegurarse de que no hayan sido condenados por delitos o que hayan cometido una conducta inadecuada en relación con sus deberes.

  • Nueva Junta de Vehículos Motorizados (NMVB)

El NMVB es técnicamente parte del DMV, aunque está supervisado por la Agencia de Transporte del Estado de California (CalSTA). El programa cumple dos funciones principales.

Este organismo tiene diversas funciones que sirven para solventar ciertos inconvenientes entre el conductor y el concesionario, entre estas podemos mencionar:

  • Disputas entre fabricantes de automóviles y concesionarios de franquicias.
  • Disputas entre consumidores y fabricantes / concesionarios.

Con respecto a las disputas de los consumidores, la NMVB solo está autorizada a mediar para ayudar a las partes a alcanzar una resolución mutuamente aceptable.

La Junta no tiene el poder de hacer cumplir la ley del limón de California o de ordenar a un fabricante que cumpla con la ley.

  • Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA)

Las empresas operaban prácticamente sin regulación gubernamental en los primeros años de California.

Otras industrias quedaron bajo la autoridad del estado en los años siguientes. En 1970, se creó el DCA. La agencia ahora regula 250 categorías diferentes de negocios en California.

El DCA está involucrado principalmente en la regulación de las tiendas o  concesionarios de varios tipos de automóviles a través de su Programa de Certificación de Arbitraje (ACP).

Los consumidores que creen que pueden haber comprado un vehículo deteriorado, pueden aplicar por la ley del limón y reclamar a la ACP. El proceso es gratuito.

El programa es financiado por los constructores de automóviles participantes. (Aunque por ley, se supone que la toma de decisiones está aislada de su influencia).

Usted puede contratar a un abogado del conocido sistema para manejar su reclamo a través del proceso civil ordinario sin costo alguno. Sin embargo, cualquier decisión tomada por el árbitro puede ser utilizada como evidencia.

Dicha evidencia, será vital en los procedimientos judiciales civiles posteriores, en caso de haberlos. Así que sea cual sea su caso, esto puede que sea tanto benéfico como negativo, ya que la ley es equitativa.

Si está considerando la ACP como un medio para resolver su reclamo de la ley del limón, le recomendamos que programe una consulta telefónica gratuita con uno de sus abogados, en primera instancia para discutir el caso.

Múltiples organismos gubernamentales del estado de California se encuentran al servicio del consumidor y distribuidor de vehículos tanto nuevos como usados.

Esto con la finalidad de velar y hacer cumplir con las leyes del limón, etiqueta blanca, entre otras. Su objetivo es garantizar la distribución legal de estos vehículos y buscar soluciones a las vicisitudes que se puedan presentar.

Si desea comunicarse con Junk Car Buyers LA, puede hacerlo a través del siguiente número de teléfono (323) 803-1633 y lo asesoramos en cuanto a la venta de su vehículo usado, viejo o junk.