Skip to content

Razones para no Arreglar su auto ni Venderlo

  • by

Su auto, es ese amigo fiel que lo ha acompañado y llevado durante años para su trabajo, la escuela de los niños, vacaciones y tantos momentos especiales, siempre ha estado aguardando a que lo necesite. Incluso, en esas salidas de emergencia a altas horas de la noche nunca le falló.

Sin embargo,  su auto con el paso de los años se ha envejecido y con el uso se ha desgastado, por lo que no está seguro de que valga la pena componerlo o en definitiva este apto para su venta.

Para ello evalué su vehículo siguiendo estos indicadores en este artículo, que le mostrarán si su auto está en condiciones para ser reparado, o mejor lo lleva a un depósito de chatarra.

Si la reparación cueste mayor inversión que su valor

Los dueños de esos carros viejos, invierten más tiempo arreglando el vehículo o llevándolo a un mecánico para componerlo, si los gastos son por unos poco dólares y se prolonga la vida útil del carro valdrá la pena la inversión, pero si por el contrario no le es suficiente ese mantenimiento, sino que el arreglo de un daño le liquide el presupuesto, es mejor que vaya pesando darle un final a ese carro.

Un ejemplo claro puede ser el arreglo o sustitución de la transmisión, que vendrían costando alrededor de entre 1000$ a 4000$, esto para un carro normal.

Mientras que para un carro cruzado, un arreglo o el simple hecho de cambiar la batería, puede llegar a costar entre 5000$ a 6000$ todo dependerá de los cuidados al que se someta el vehículo.

Para concluir este aspecto, lo importante es evaluar el presupuesto de los arreglos, y si los arreglos superan el valor del vehículo no vale la pena realizar tal inversión por más sentimiento que sientas hacia el carro.

Le falta modernidad y seguridad en sus elementos

La innovación en los autos ha surgido al escuchar a sus usuarios, y hoy en día los autos son fabricados para resguardar más vidas.

Lamentablemente los autos más antiguos no cuentan con estos equipamientos característicos de la modernidad, donde durante la década de los años 90 se fabricaban en su mayoría con un sistema antibloqueo de los frenos o el ABS, así como también, es un elemento primordial que los carros livianos o camiones cuenten con las bolsas de aires laterales y delanteras.

Puedes ir pensando en cambiar tu viejo auto por uno con características modernas donde la tecnología como los controles electrónicos de estabilidad, controles de tracción y la cámara de marcha atrás puedan garantizar que su viaje sea más seguro y le de paso a comprar un auto con estas particulares.

No consigue comprador

Conseguir un comprador por usted mismo puede ser una tarea un poco difícil, y es que si ha intentado con los anuncios en el periódico, redes sociales y hasta entre sus amistades, quizás nada le ha funcionado, pueden pasar años realizando oferta y nadie se acercará a comprar ese viejo auto.

La opción más razonable está en contactar a una empresa encargada de comprar autos para chatarra, esto será un trato rápido y podrá remover su auto tan pronto como sea posible, lo mejor de todo es que le cancelarán su precio justo por la venta.

Oxido y más oxido

Al estar el vehículo expuesto a la humedad por la lluvia y sol, se va deteriorando la cubierta desgastando las capas de pinturas hasta llegar al metal, que en su mayoría es el material con que están fabricados estos carros antiguos, lo cual le da ese aspecto áspero, además de traer contaminación y peligro.

Las capas de óxido pueden provocar que su vehículo no funcione adecuadamente. Imagínese si los frenos estén cubierto por el óxido éste hará que no funcionen bien exponiendo al peligro su vida y los tripulantes o si se acumula el óxido en el tubo de escape y hace que este se tape, el monóxido de carbono buscará salir por alguna parte y los más probable es que usted y su familia estén inhalando ese dañino humo.

Estas son las razones por la cual usted debe renovarse y dejar a un lado el sentimiento que tiene hacia ese carro viejo, pero si no consigue comprador y la pieza ya está muy oxidada, es hora de tomar la decisión de llevarlo al patio de salvamento para que obtenga su precio y el vehículo sea sacado de circulación y desechado ecológicamente.

Piense siempre en lo mejor para usted, no descarte las posibilidades de una vez, evalúe si efectivamente puede salvar el auto, venderlo, o si no hay salida y lo mejor es venderlo a los expertos en chatarra, haga todo lo posible y decida la opción que se adapte a las condiciones de su vehículo.